14 enero, 2011


A mi padre



El cielo se ha llenado de rosas preparando su partida.
Bebo una copa de vino por su despedida.

Soy su reflejo hecho carne,
su continuidad, la secuencia de su vida.
Suelto tu mano padre,
puedes irte ahora...que estoy dormida.

Ve tranquilo, que he guardado tu risa,
tu mirada verde azulada, tus historias, tu aroma...
la sensación de tu mano en la mía.
lo dejo todo aquí en un cofrecito de nácar
para que nada se escape y no entre la brisa fría
esa que congela el olvido y nos llena de melancolía.

Me dobla el dolor pero permanezco entera,
acunada en tus brazos hasta el alba,
esperando que se disipe la noche...y aguardando que llegue el día. ©

-----------------------


5 comentarios:

Víctor Manuel Guzmán 14 de enero de 2011, 18:59  

Tu padre que ahora es energía, alma inmortal que mora en el Oriente Eterno y desde allí debe compartir su felicidad de haber tenido en este espacio terrenal un ser tan grande de espíritu y alma que le amó profundamente.

Comparto contigo mi extrañable amiga del alma estas situaciones dolorosas de separarse de un ser amado, Pero tu has experimentado en esta partida dos misterios, el de la muerte y el del amor. Los dos han sido tus maestros y a la vez tus discipulos, porque te han enseñado y has enseñado a como compartir.

Víctor Manuel Guzmán

Ana Muela Sopeña 16 de enero de 2011, 18:43  

Querida Elisa:

Te acompaño en este momento con mi amistad y afecto. No suelto tu mano, amiga.

Tuya
Ana

P .F.,  17 de enero de 2011, 13:18  

Mi abrazo más grande para llegar a tu alma y contener tu pena.

Un beso.

Polilla

MIS HISTORIAS 1 de febrero de 2011, 16:39  

NO ESTAS SOLA, EL SIGUE CONTIGO, CON SU AMOR. UN ABRAZO

Publicar un comentario

.

  © Blogger template 'The Comic Series' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP